“Experiencia + formación: la combinación ideal”

Entrevista a Núria Gustems, ex-alumna del Máster en Gestión de Empresas Alimentarias

Gustems es una de las responsables de la empresa del sector del pescado de Mercabarna, Grupo Torné. Hace 4 años cursó el Máster en Gestión de Empresas Alimentarias, titulación que imparte la Fundación Triptolemos y la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).


P- ¿Por qué se decidió a hacer este Máster?
R- Yo soy licenciada en Administración y Dirección de Empresas y estoy especializada en el área financiera y contable, pero no tenía ninguna formación específica en el sector alimentario. Entonces, llegó a mis manos un folleto publicitario del Máster y me apunté.

P- ¿Y qué valoración hace de la experiencia?
R- ¡Muy positiva! Hacer el Máster me permitió conocer a profesores de campos como el marketing, las compras, la logística, el consumo, la calidad, etc. que estaban especializados en el ámbito de la alimentación y, también, a profesionales de otros sectores.

P- ¿De otros sectores?
R- En mi promoción había profesionales del sector cárnico, del pan, del sector hotelero... ¡Y fue muy enriquecedor! Pasas tantas horas en Mercabarna que, a veces, te crees el centro del universo, que eres el único que tiene unos determinados problemas. Y haciendo el Máster te das cuenta de que no es así, que hay otros profesionales que son de otros ámbitos y que tienen las mismas dificultades. Es un lugar ideal para compartir experiencias y soluciones y, además, para establecer nuevos contactos.

P- A nivel académico, ¿qué le aportó el Máster?
R- Me dio una formación específica en áreas como la logística, las compras, el marketing, la producción, etc. No es una formación excesivamente técnica, sino que te sirve para entender los conceptos. Es una combinación de todo lo que necesita saber un gerente o un responsable de un área para llevar una empresa.

P- ¿Aprendió algo nuevo?
R- ¡Sí, muchas cosas! Por ejemplo, descubrí el concepto de calidad y las estrategias que existen para dar valor añadido a un producto. Y como te ponen ejemplos concretos del sector alimentario, lo ves todavía más claro, más cercano. Es uno de los puntos fuertes del Máster, que es muy específico.

P- ¿Para qué le ha servido hacer este Máster?
R- Me ha permitido ampliar mis miras. Pero, sobre todo, me ha dado más seguridad para iniciar nuevas líneas de negocio. Entendí que el negocio tradicional nos permitía cubrir determinadas demandas, pero que había otras que ni nos habíamos planteado y que la empresa podía abarcar.

P- Falta de tiempo, pereza, miedo... ¿Qué cree que frena a la gente a la hora de hacer un Máster?
R- Pienso que hay un poco de todo. Por un lado, todos estamos muy ajetreados y lo más fácil es ir posponiéndolo. Por otro, el vértigo de volver a estudiar, pero cuando te pones ves que no es para tanto. Y, en el caso de los profesionales del pescado, tenemos el freno del horario. Si trabajas de madrugada se te hace un poco más pesado ir por la tarde a hacer el curso...

P- También puede haber alguien que diga: ¡yo tengo mucha experiencia y un máster no me enseñará nada!
R- ¡Se equivocan! Este Máster es muy útil para la gente con experiencia en el sector. Claro que no te soluciona la vida, pero te hace crecer como profesional. Formación más experiencia es la combinación ideal.

P- ¿Cómo animaría a la gente a hacer este Máster?
R- Les diría que hacer este Máster te da la posibilidad de conocer profesores interesantísimos y a profesionales de otros sectores de la alimentación, te permite aprender y profundizar en algunas materias. Pero, sobre todo, te hace más polivalente y te da las herramientas para solucionar problemas y afrontar situaciones adversas. Hoy, es la crisis económica pero mañana será otra cosa.