Joan Cebrián: “Un niño al ver guisantes dijo: esto son Findus!!!”

Entrevista a Joan Cebrián, coordinador del Mercado Central de Frutas y Hortalizas de Mercabarna

16 de mayo de 2008

¿Cuál es la actitud de los niños y niñas cuando entran al Mercado Central de Frutas y Hortalizas?
Se quedan muy sorprendidos. Ellos creen que vienen a un mercado convencional, y cuando ven aquella cantidad de frutas, todos aquellos colores, los olores... se quedan maravillados. Algunos preguntan “pero ¿todo esto se vende?”, y entonces aprovechamos por recalcar que en Mercabarna se vende de forma diferente, al mayor.

¿Crees entonces que los niños comprenden qué es Mercabarna? Los niños son esponjas, y toda la información que les das, la absorben. Nos paramos a explicarles que desde Mercabarna salen productos alimentarios que van a parar a toda Cataluña y a todo el mundo, y ellos rápidamente entienden que todo aquello que van a comprar a la tienda de víveres ha salido de Mercabarna. 

Los profesores, ¿cómo valoran la visita a Mercabarna?
La valoran muy positivamente. Los niños que nos visitan son de cuarto de primaria, y en este curso se empieza a profundizar temas de alimentación. La visita a Mercabarna les ayuda a mostrar a los niños la importancia de los alimentos frescos.

¿Los niños están familiarizados con las frutas y hortalizas que ven en su visita?
No demasiado, y es comprensible. Los padres trabajan fuera de casa y por comodidad a menudo se come rápido y mal. Los niños dicen que beben zumos “de bote” y comen yogures “con frutas”. Nosotros les dejamos claro que esto no es suficiente, y remarcamos qué es una ración de fruta y la importancia que tiene tomar cinco raciones de frutas y hortalizas frescas cada día.

¿Cuáles son las frutas y las hortalizas más populares entre los niños?
De frutas, la naranja, la manzana, la pera, el plátano, las cerezas, los fresones... Y de hortalizas, pocas: la patata... y la coliflor, que no tiene buena prensa entre los niños; pero la conocen de oídas sólo, después no la identifican.

Las hortalizas son las grandes desconocidas... 
Desgraciadamente sí, al menos antes de la visita. Mira si están confundidos, que cuando les muestras una vaina de guisantes, nadie sabe qué es aquello, pero al abrirla y mostrar los granos de guisante, tampoco. Una vez, pregunté si alguien sabía el nombre de aquellos granitos verdes y un niño levantó la mano bien convencido y dijo: esto son Findus! Es lo que ven en casa...

A la hora de la degustación, ¿disfrutan de la fruta?
Mucho. Jugando, prueban frutas y hortalizas que nunca se habían puesto en la boca. Un niño de diez años nos dijo que era la primera vez que comía naranja. Además, cuando ven el producto dicen que no les gusta y cuando lo prueban sí.

¿Hay alguna fruta en concreto que encuentren especialmente atractiva, ya sea por la apariencia, el color o el gusto?
R- Les atrae todo aquello que les entra por los ojos: la pitahaya roja, la carambola, el rambután, la yuca, el plátano macho.... En este sentido, las frutas tropicales triunfan.

¿Crees que el mensaje de ‘5 al día’ cala entre los niños?
Y tanto! Un verano, recibimos visitas de niños que estaban en casales. Antes de la visita al Mercado, preguntamos a cada uno el nombre de una fruta, y uno dijo: “Pitahaya!”. Nos quedamos sorprendidos, porque es una fruta tropical poco común. Preguntamos al niño, como es que conocía la pitahaya, y nos dijo que dos años antes había venido con su escuela, y que entonces descubrió aquel fruto. Además, nos consta que algunas escuelas marcan un día a la semana en el que los niños deben traer fruta para desayunar. Esto refuerza la campaña.