Frutas exóticas con sabor nacional

Tiempo atrás se hacía difícil encontrar en el Mercado Central de Frutas y Hortalizas frutas exóticas, en cantidad y de calidad, que no vinieran de la otra punta del mundo. Pero, la crisis económica y la consecuente disminución de las importaciones está modificando esta realidad.

Hasta ahora, las producciones españolas de algunos de estos productos tropicales tenían una presencia más bien residual dentro de nuestro Mercado, pero desde hace unos años, empiezan a gozar de un peso específico llegando, en ciertos casos, a superar el producto que viene de importación.

El caso más significativo es el del aguacate. Fruto exótico originario de América Central, que poco a poco, se ha ido introduciendo en varios platos de nuestra cocina por la influencia de las comidas étnicas.

Hace años que algunos productores de Málaga, aprovechando el clima propicio de su provincia, iniciaron el cultivo de esta fruta, pero su impacto dentro del Mercado era más bien simbólico.En 2006, sólo el 10% del aguacate vendido venía de allí, mientras que el resto era de importación, principalmente de Brasil (47%) y Perú (27%).

Actualmente, estos porcentajes se han invertido, no sólo porque el aguacate nacional resulte más económico que el de importación, sino por la calidad que ha alcanzado esta fruta. Ya el año pasado, Málaga fue la principal suministradora de aguacates del Mercado, con el 32% del total, seguida de Perú (30%) y Brasil (14%). Además, otras zonas españolas que producen esta fruta como Granada y Tenerife también han incrementado su presencia en el Mercado, con el 10% y el 5% de los aguacates comercializados.

Otras variedades inician este camino
El mango es otra fruta tropical que está siguiendo una tendencia similar, aunque en este caso la importación sigue teniendo el peso principal, con Brasil (50%) y Perú (18%) a la cabeza. Aún así, Málaga, Granada y Tenerife, que también producen esta fruta, han pasado de representar el 7% de los mangos comercializados en 2006 al 25% del año pasado.
De forma más incipiente también comienzan a tener cierta relevancia las papayas "españolas". Si en 2006 no representaban ni el 1% del total comercializado, en 2011 entre Tenerife y Las Palmas ya aportaron el 12,4% de esta fruta tropical.