La dirección y los representantes empresariales del polígono alimentario visitan la estación de metro Mercabarna

La llegada de la línea 9 del metro a Mercabarna supondrá, sin lugar a dudas, un cambio importante en la movilidad dentro del recinto. Y es que se prevé que, con la llegada del suburbano, un 30% de los usuarios cambiará el coche por el metro.

A la espera de este momento, ya está construida la estación de metro Mercabarna. Tanto el acceso principal -situado junto a la puerta K del recinto- como el vestíbulo, los ascensores, los andenes y el túnel por donde circularán los trenes están acabados. Ahora queda urbanizar la estación, es decir, poner las taquillas de acceso, instalar los comercios, señalizar el espacio, entre otras actuaciones.

Esta estación, diseñada por el arquitecto Jordi Garcés, cuenta con algunas particularidades. La forma de las paredes, rugosas e irregulares, lo que le confiere un carácter industrial, y la luz natural en el andén, gracias a unas claraboyas situadas en el techo.
Para conocer estos y otros aspectos, los representantes de las asociaciones empresariales del recinto y el equipo directivo de Mercabarna hicieron, el 7 de julio, una visita a la estación, acompañados por el técnico de la empresa Gisa, Miguel Malavia, que fue el encargado de explicar las características de esta instalación.

El metro, en 2014
A pesar de tener la estación hecha, el ramal de la L9 en el que está la estación de Mercabarna no funcionará hasta 2014, según informó Malavia. Este ramal cuenta con 13 estaciones que conectan el Hospitalet (estación de Collblanc, que enlaza con la L5) la Fira, el Parque Logístico, El Prat de Llobregat y las dos terminales del Aeropuerto.

En este trayecto, también está la estación Ciudad Aeroportuaria, que estará ubicada cerca de Mercabarna-flor pero que aún está pendiente de construir.