Los accesos ferroviarios al Puerto no afectarán a la movilidad de Mercabarna

El acceso ferroviario a la nueva terminal de contenedores del Puerto de Barcelona, que explotará a partir de 2012 la multinacional china Hutchinson, no pasará por la totalidad de la calle 4 de la Zona Franca.

En un principio, el Puerto había contemplado usar la vía que discurre por esta calle, eje vertebrador de la movilidad del polígono de la Zona Franca, para hacer circular los trenes hasta el nuevo muelle. Esta medida hubiera comportado un colapso circulatorio de la c/4 y hubiera afectado a los accesos de empresas importantes como Mercabarna, Nissan o Makro, entre otras. Además, para Mercabarna suponía la eliminación, casi total, de uno de sus accesos más importantes, el de la Zona Franca, que da a la c/4 y que absorbe el 39% de los vehículos que acceden al recinto (unos 5.000 diarios).

Los afectados se unen
Ante esta situación, las principales entidades y empresas afectadas por esta decisión -Consorcio de la Zona Franca, Mercabarna, Nissan, Makro, la Asociación de Arrendatarios de la Zona Franca y Assocome- se reunieron y decidieron expresar su preocupación a las autoridades estatales, autonómicas y municipales a través de una carta conjunta, donde proponían otros recorridos que no afectaban a la movilidad del recinto. Finalmente, las partes implicadas acordaron una solución consensuada, en una reunión, celebrada el 13 de julio, con representantes del Ministerio de Fomento, la delegación del Gobierno en Cataluña, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, el Puerto, el Consorcio de la Zona Franca, Adif y FGC. 

La nueva ruta tendrá un impacto menor en la movilidad del polígono ya que permitirá a los trenes acceder al muelle utilizando sólo el tramo final (perteneciente a la ZAL) de la c/4. Además, esta ruta se podrá habilitar en un plazo inferior a 12 meses, momento en que Hutchinson debe empezar a operar.